Practicar Yoga en casa

Aquí tienes algunas pautas para poder practicar Yoga en casa, los elementos qué hacen falta, el momento y el lugar idóneos y cómo organizar tu sesión de ejercicio en el hogar.

Una de las ventajas del Yoga es que los ejercicios son fáciles de hacer y que se pueden realizar en practicamente cualquier lugar. En este artículo puedes conocer más sobre los beneficios del Yoga.

1. Elige el momento 

Para hacer un poco de Yoga en casa elige un momento tranquilo, puede ser por la mañana o por la tarde. Evita practicar justo después de una comida para que el ejercicio no interfiera en la digestión.

Ten en cuenta que hay posturas que se realizan inclinados hacia abajo y realizaras con el estómago lleno puede ser incómodo. 

Tampoco practiques Yoga justo antes de irte a dormir ya que hay ejercicios energéticos que pueden perturbarte el sueño.

Por ejemplo un buen horario puede ser entre las 11.00h y las 13.00h por la mañana o entre las 17:00h y las 20:00h por la tarde.

2. la duración de tu sesión en casa

Las clases suelen ser de 1 hora pero si vas a practicar en casa sin compañía quizás te resulte difícil dedicar tanto tiempo. Si no dispones de mucho tiempo puedes hacer una sesión cortita de unos 15 minutos.
Planifica tu sesión en un momento en el que dispongas de un rato tranquilo entre 15 y 40 minutos es una duración ideal.

Los practicantes avanzados pueden añadir un tiempo después para la meditación y realizar sesiones más largas.

3. Elige el lugar

Busca un lugar de tu casa tranquilo, en el que no te vayan a interrumpir, necesitas un espacio suficiente para colocar la colchoneta y poderte tumbar encima.

Para los ejercicios de respiración y estiramientos iniciales te puede resultar más cómodo apoyar la espalda si te resulta difícil mantenerla recta, por ejemplo con una pared detrás.

Elige un sitio con buena temperatura evitando los lugares más fríos.

3. Qué elementos necesitas para practicar Yoga en casa 

Para el Yoga no necesitas demasiados elementos, lo más importante es una colchoneta o una superficie sobre la que te puedas tumbar sin hacerte daño.

Una colchoneta o esterilla
Hay colchonetas básicas de goma espuma que cuestan muy poco y se guardan enrolladas para que no ocupen mucho sitio, además ahora en tiendas de deportes puedes encontrar otros tipos de colchonetas ligeras y compactas que podrás tener en casa para tus ejercicios.

colchoneta para yoga

Una cinta
Otros elemento importante pero no imprescindible es una cinta, que se utiliza para los ejercicios de estiramiento, un truco muy sencillo es utilizar una cuerda de persiana vieja, si es posible cosida por los extremos para que quede en forma de circulo. También se utilizan cintas elásticas o puedes utilizar una cuerda, incluso un trapo o una toalla larga doblados te servirán.

Una toalla
Si va a ir a una clase de Yoga en un centro deberás llevar una toalla o una manta ligera para poner encima de la colchoneta o esterilla. En casa también te puede ser útil tener una toalla sobre la que tumbarte para que sea más agradable, también se utiliza para taparte durante la parte de relajación y evitar quedarte fria después del ejercicio.

Un cojín 
También te recomiendo tener a mano un cojín para sentarte encima durante los ejercicios de respiración, te permitirá estar más recta al tener el coxis un poco levantado.

El cojín se puede utilizar también en ejercicios en los que necesitas doblar las piernas para evitar molestias si no tienes mucha flexibilidad.

Existen ladrillos de goma que se utilizan también para apoyarte en determinados ejercicios, no son imprescindibles pero te pueden ser útiles en algunas posturas.
ladrillo para yoga

4. El ambiente adecuado

Para practicar Yoga es importante el ambiente y el entorno, debe ser relajante y favorecer la concentración, estos son algunos elementos que debes tener en cuenta:

  • Evita luces fuertes, una luz ténue como una pequeña lámpara es lo ideal. 
  • Puedes encender incienso que ayuda a la concentración, especialmente durante la segunda mitad de la clase que es menos energética. 
  • Durante toda la clase pon una música suave y tranquila, en un volumen bajo. Hay cds especiales con música para Yoga o para realizar ejercicios de este tipo. Los sonidos de la naturaleza son especialmente agradables. También puedes utilizar alguno de los vídeos que hemos publicado que incluyen música relajante.
Ahora que conoces todos los elementos y sabes crear el ambiente propicio estas listo/a para ver ejemplos de clases de  yoga y series de ejercicios que puedes hacer en casa.